Aumenta la productividad y reduce los costos fijos.
    
Mejora la calidad de vida de los trabajadores
e incentiva el trabajo en equipo.

Promueve la inclusión social.
    
Aporta al mejoramiento de la movilidad
en las ciudades y reduce los índices de contaminación.

Impulsa el uso y apropiación de las nuevas tecnologías.